Mi ex mejor amigo. 

Pasaron los días y seguí dándole vuelta a aquella conversación que tuvimos. No supe responder porque honestamente siempre me creí y me creo mejor escritora que oradora. Como dijo nacho, en la escritura te extiendes y explicas punto por punto. En una conversación muchos detalles pasan desapercibidos. Resumiré la historia con la respuesta que debí darte en ese momento, el problema de porque no la di, es porque me considero alérgica a dos cosas en la vida, la primera (como ya bien lo sabes) es a los camarones y la segunda a los problemas. Y tu lamentablemente te has convertido en un problema andante por ende me he vuelto alérgica a tu cercanía. La cosa está en que si, si lamente muchas cosas, una de ellas es que nunca logré hacerte entender que si, que te quise, que estuve ahí en las buenas en las malas y en las peores, que un estoy y que a pesar de… Seguiré estando. Me preguntaste si te extrañaba y te dije que no. Lo siento me enseñaron a no mentir, la verdad es que no te extraño, en lo absoluto. Tal vez yo no supe responderte, tal vez no supiste hacer la pregunta. Si la pregunta hubiese sido “¿extrañas algo de nosotros?” La respuesta hubiese sido un si, porque si extraño esa inocencia, ese espíritu aventurero y despreocupado que nos caracterizaba, el respeto y el cariño que sentía y que siempre estuve dispuesta a dar. Que obviamente hoy ya no está y se convirtió en lo más tóxico existente. Hace un par de días me preguntaron ¿Que era mejor? ¿Querer o ser querido?. Mi respuesta fue querer, porque el amor siempre regresa a ti de la misma manera que lo das, a veces no de la persona que esperas, pero cuando llega te sientes feliz.

No, no te amo.

Deje de amarte cuando comencé a quererme a mí más que a nadie. 

Si, estaré ahí cada vez que me necesites, siempre y cuando no me hagas daño físico. 

Si, si tengo secretos, que no puede contarte porque hace rato dejaste de ser mi mejor amigo. 

No, no me arrepiento de nada. 

No, no te extraño. (Extraño lo que fuimos antes) 

Ahí están las respuestas que debí darte, en lugar de decirte mi típico “no quiero hablar”  Así es la vida. Finalizo diciendo algo que aprendí y me lo tomé personal. La mentira mientras más cerca de la verdad más creíble. Entiende por favor que nunca te mentí. Solo no te conté toda la historia. 

1 Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s