Entre cielo y tierra, hay un amor profundo.

Existen tantas formas de amar que me encanta escuchar las distintas versiones, esta es la de Barbara:

En 2012 conocí al amor de mi vida, comenzamos a hablar luego de que unos amigos en común nos presentaran. Pasamos juntos un par de meses hasta que me di cuenta que su amor por mi no era el mismo que yo sentía por él. Un diciembre tome la decisión de alejarme pues el me había dejado claro que solo quería unas noches de placer.

Pasaron los meses sin intercambiar palabra o saludo alguno, hasta el día en que recibe este mensaje ” ¿Sabes ese pequeño infarto emocional que te da cuando ves a tu eterno amor?, pues es lo que me pasa contigo”; Era de él y le deje claro que no iba a caer en su juego, había destrozado mi corazón en pedazos aun sabiendo lo mucho que me había involucrado, pero insistió cada día, cada madrugada y cada noche. Para mi era alguien especial por eso acepte sus llamadas, sus mensajes sin sentido y sus canciones despechadas. 

123
Desde que me miras, deje de bailar para mi.

Un 12 de abril comenzamos una relación formal. Yo lo amaba incondicionalmente le entregue todo, estuve en las buenas y en las malas, pero éramos inestables por ende nos toco volvernos a separar. Entre cielo y tierra no hay nada oculto, dos meses después me entere de que él comienzo a salir con alguien mas y aunque yo seguía sola, la noticia no me quitaba el sueño, igual salia con mis amigas y el siempre terminaba buscándome, como si un lazo nos uniera aunque no nos soportáramos. 

Me lo encontre tiempo después en un evento que se hizo en un hotel, yo me hospedaba ahí y por casualidad el también. Me quede horas en mi habitación pensando en ir a la de el, hasta que deje de pensar y lo hice, toque la puerta y abrió alguien mas, es decir era él, pero ya no era el mismo, me trato como un trapo, no era el hombre del que me había enamorado, los ojos no le brillaban y ni siquiera sonreía.

– ¿Que haces aquí? ¿Que quieres? – Dijo molesto

-Necesitamos hablar. Trate de parecer firme pero no pude, estaba enamorada y los impulsos me ganaban, literalmente me le lance encima, quería abrazarlo, besarlo y tocarlo, pero no me dejo. Una amiga hizo de intermediaria, logro calmarlo y hablamos… Bueno en realidad no hablamos, solo tuvimos sexo. fue sexo no fue amor, lo diferencie enseguida porque ya no sentía la misma conexión, por supuesto el también lo sintió.

– Bueno eso era todo, ya te puedes ir. Sus palabras me dolieron como su me hubieran dado una patada en la cara. Agarre mis cosas y justo antes de salir  no me pude contener y le respondí:

– Yo te amo, no se como puedes creer que solo quería sexo. No te quiero perder pero aparentemente así fue.

Algo le conmovi en el corazón pues luego de eso todo estuvo bien, finalmente tuvimos la relación con la que tanto había soñado. Comenzamos a trabajar en conjunto y a ahorrar dinero para irnos a vivir juntos, estabamos enfocados y el hombre de mi sueños había regresado. Volvieron las caricias, los besos y las películas, los domingos salíamos a comer helado, teníamos citas en lugares bonitos y hacíamos el amor con pasión y por supuesto con amor. 

Un día después de ir a un bazar navideño en el cual habíamos aceptado trabajar, luego de nuestro turno salimos a caminar, hablamos durante horas pero yo me sentía incomoda… ya sabes ese mal presentimiento que te da cuando algo esta apunto de salir mal, él me hablaba pero no le prestaba mucha atencion, me sentía extraña y por supuesto como era de esperar, se molesto por mi actitud, pero no se lo pude explicar, ni yo misma sabia lo que me pasaba. Nos despedimos y esa noche cada uno emprendió su camino a casa.

Todos los dias me arrepiento de no haberlo retrasado mas tiempo, me lamento de que mis brazos no lo hubiera rodeado por mas, si hubiese sabido que ese seria nuestro ultimo abrazo, lo hubiese hecho infinito. La mañana siguiente me despierto con la noticia de que estaba en la clínica por un accidente que había tenido, al llegar me encuentro a su primo que sin anestesia me dijo que Alfredo estaba muerto. De ahí en adelante no te puedo contar mas, no supe que paso, me desmaye y desperté en la misma clínica con suero y sedantes. Estaba en shock, solo daba respuestas cortas a las preguntas que los médicos me hacían. Cuando me sentí mejor y mi mente acepto la realidad mi corazón se partió en mil pedazos. No sabes lo que se siente, hoy hace un año y tres meses que recosté mi rostro sobre su pecho y deje de escuchar su corazón. El amor de mi vida se había ido con los ojos cerraditos sobre una camilla con una sabana blanca encima. ¿Que te puedo decir?, era el hombre de mis sueños y aquí estaré esperando volver a encontrarnos, fue la manera mas bonita que tuvo la vida para decirme que no siempre se puede tener lo que se quiere… Por cierto me llamo Barbara, un placer.

12345
La luna me dice que no me haga muchas ilusiones, que tu relación y la mía podrá ser muy bonita pero que no hay un futuro juntos… te invito a que le demostremos lo contrario, el destino no esta escrito. Llévame contigo, escribamos nuestra historia juntos.

______________________________________________________________

“Un hilo rojo conecta con aquellos que están destinados a estar juntos, el hilo puede torcerse, enredarse y estirarse, pero jamas se puede romper.”

Tenia ganas de regalarle esa frase como consuelo para Barbara, pero la deje hablar y entonces supe el final y entendí que por mas fuerte que sea el hilo que conecte con tu verdadero amor, la vida no siempre es justa, te aleja de las personas que mas quieres y a veces sin motivo ni explicación. A esta chica la conocí en la barra de un restaurante, ambas sin compañía, yo buscando una historia para contar y ella ahogando en licor sus penas. Se fue después de tomarse hasta la ultima gota de su margarita, se despidió con una sonrisa a medias y caminaba hacia la salida a paso firme pero con la vista hacia el suelo. Cuando desapareció entre las puertas no pude dejar de sentir miedo, pues ese mismo día había tenido un accidente, el auto donde andaba había chocado. Gracias a Dios solo fue un rasguño y un susto, pero comencé a valorar mas, empece a pensar en todas las personas que amo, en las mil discusiones que he tenido y las mil veces que me he alejado, sin duda hay personas por las que daría mi vida y otras con las que me gustaría compartirla, pero tal cual, a veces la vida nos enseña que no siempre se puede obtener lo que se quiere…

Barbara me hizo entender 4 cosas:

  1. Que entre cielo y tierra hay un amor profundo que habita en su corazón, un dolor que no se le va a pasar y que con los años solo aprenderá a controlar porque por siempre vivirá con el.
  2. Que todos estamos aqui por una razón, unos para enseñarnos a amar y a volar y otros para enseñarnos a tocar tierra.
  3. Jamas hay que despedirse de alguien que amas lleno de rabia, nunca sabes cuando será la ultima vez que veas sus ojos abiertos.
  4. Que aun se puede amar en la distancia infinita, aun cuando sepas que no toleras a ver a esa persona mas nunca en tu vida.

 

456
Me acuesto pienso en ti y si cae alguna estrella, le pido que de tu piel jamas se borren mis huellas. – A veces, los aldeanos.

PD: Querida Barbara, si alguna vez lees esto déjame regalarte una frase de German Renko, quien se ha convertido en uno de mis escritores favoritos.

“Hay amores que no mueren, aunque pasen años, la distancia se agrande y el contacto sea nulo, porque son amores que no se limitan a una vida” … Quizá en tu otra vida se encuentren y puedan ser felices.

Anuncios

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s