¿Y si te casas conmigo?

Entre la penumbra de una soledad oscura reina el silencio de mi amor clandestino. Un amor que durante años ha sido imposible o mas que eso ha sido prohibido. Me he enamorado de una mujer complicada, con un carácter envidiable y una mente revuelta y confusa; que aun a estas alturas no he logrado entender … Es de las que ríe aunque su alma este inundada en lagrimas, de las que te ofrece una mano cuando estas en necesidades precarias, de las que te ayuda aun sin recibir algo a cambio y esas son solo tres de las mil virtudes y cualidades de las que me he enamorado, Se que es amor porque también amo sus defectos a pesar de no estar siempre de acuerdo, defiende sus ideales como si su vida dependiera de ello, toma desiciones radicales y no da segundas oportunidades. Ella sabe que me gusta, coquetea con su cabello cada mañana al salir de su casa, me saluda por cortesía como si durante la noche no hubiese estado en mi compañía, su comportamiento no me sorprendía, es de las que huyen y vuelan lejos cuando se sienten acorraladas y no ven la salida.

A veces me manda señales que cuando las sigo me desvían hacia un laberinto, sin embargo aun así he comprado un anillo con el fin de pedirle que nos mudemos a vivir nuestro compromiso, dejando a un lado las apariencias sin ocultar lo que sentimos… O lo que sentía yo solo… su respuesta me dejo helado, Me dijo que le gusto pero que no quiere estar conmigo, que no me necesita porque es independiente, que le da igual que este presente o ausente, que disfruta del sexo pero no de mi presencia física, la cual para su padre es casi un delito por que según no estaba a su nivel. Hace dos semanas la vi salir de su casa y tres días después me entere que se fue del país, según las redes sociales ahora anda en parís, presumiendo su nuevo novio con fotografías de besos en los rieles de un tren. Mi corazón destrozado no ha podido sanar y mi peor castigo es que me consuele otra persona a la que mil veces le di la espalda y jamas quise mirar. Valeria, una chica que siempre ha estado tras la sombra de una historia de amor  que claramente no ha sido correspondido, ahora me consolaba con una sonrisa y sin reprocharme nada. Han pasado meses desde que comencé a verla día tras día, mis emociones finalmente han tomado el camino correcto y me siento pleno, no tengo que ocultar mis acciones románticas y aunque no son las mejores porque he perdido practica, ella igual las disfruta. Pensé que esa primera mujer me había hecho el mas grande favor de su vida, porque resulta que entre mi despecho y mis heridas mal sanas ha sido Valeria quien me consolaba, me daba animo y quien volvió a alzar por mi el timón de mi barco. Los primeros meses no fueron fáciles, mientras dormíamos juntos en mi cama recordaba la presencia de aquella primera dama que me había robado el corazón, Valeria era hermosa, pero no era ella, por mas que quisiera intentarlo mi amor no era reciproco y una noche teniéndola a mi lado entendí que el amor no es una formula que te venden en la tienda de la esquina, que no es un sentimiento que puedas imitar y por sobre todas las cosas, tampoco es algo que debas intentar imitar. Yo lo he hecho y termine perdido, distante y distinto, no sabia diferenciar la fantasía de la realidad y eso es lo peor que pude pasar.

Me aleje de Valeria y le agradeci de por vida, porque gracias a ella había logrado sanar mis pensamientos de la mujer que pensé, era la mujer de mi vida. Seguí trabajando y estudiando,  ahora estoy enamorado pero de mi futuro y mis proyectos. Tuve que viajar para perderme y volverme a encontrar, continue alegremente con mi vida, descubrí habilidades que no sabia que tenia, seguí adelante y me convertí en el hombre que quería ser. Sin embargo han pasado cuatro años y sigo pensando en aquella primera mujer que aunque han habido muchas después ninguna le llega a los pies. Cada noche sueño con el día donde pueda encontrar a una que este a su altura o al menos que me mueva el cielo y la tierra para saber que finalmente es con ella a la que algún día le daré el anillo que para mi significa un compromiso.

Como cosas del destino me fui a tomar un par de copas a un bar, donde por casualidad de la vida nos volvimos a tropezar. Entre cervezas e historias largas volvimos a terminar en mi cama, sin duda era ella, tenia algo distinto desde el cabello hasta las caderas. De su boca salieron las palabras que mi cuerpo esperaba. Me suplico que no la dejara marchar que si me iba nunca en su vida se volvería a sentir igual. Solo esa frase fue suficiente, no lo pensé dos veces y busque la caja roja que hace años se había escondido en mi closet. Me miro con asombro mientras me arrodillaba, en mis mejores fachas y con su cabello revuelto le hice la pregunta final… total ¿Que era lo peor que podía pasar?

  • ¿ Y si ahora te casas conmigo?…
Anuncios

1 comentario

  1. Me pasó lo mismo pero con la pequeña diferencia de que el anillo se lo di yo, él se lo quedó aunque me olvidó y 4 años después sigo enamorada de él (ya no puedo negarlo aunque lo intente); pero desde hace 3 años tiene a su pareja. Aparentemente son felices, y se lo respeto. Quisiera tener la dicha que tuvo ese chico, reencontrame con mi amado y que volvamos a estar juntos “para siempre”.

    María Fernanda, gracias por tus bellos escritos. Con muchos de ellos me he sentido identificada.

    Buena vida.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s