La llevo en mis sueños porque en mi vida no puedo.

Estaba tan enamorado de ella que se hacia imposible dejar de mirarla. Parecía una Diosa, estaba acostada justo al lado de mi haciendo más pequeño el tamaño de mi cama. Habíamos pasado una buena noche, de hecho me atrevo a decir que ha sido una de las mejores noches de mi vida… pensándolo bien, solo te atrevo a pensarlo, me da vergüenza, jamas se lo diría.

El sol comienza a lanzar algunos rayos de luz que notoriamente le incomodan y como consecuencia se despierta. Abre los ojos y se levanta de la cama, como si hubiese olvidado que durante la noche había dormido acompañada, se mete en el baño y se lava la cara, sale con una sonrisa limpia y una toalla bien empapada.

-Buen Día -Dice por cortesía sin siquiera voltear la mirada.

Con la luz como mi complice perfectamente puedo detallar su cuerpo, es delgada, piel brillante e increíblemente suave, su cabello huele a champú, las manos siempre las lleva arregladas y el bronceado, hasta hora, ha sido su mejor maquillaje. Hay un detalle del que no me había percatado, y es que tiene la piel marcada.

-No sabía que tenías más tatuajes…- Le dije mientras la halaba para besarla y ella rodeaba sus brazos en mi cuello como respuesta.

-Eres el primero en conocerlo.

-Que dicha me haz regalado.

-Supongo que eres privilegiado… – Me dio un beso casto, de eso que te retan a buscar más, pero te dicen que te tienes que esforzar. Es hermosa, es picará y tentadora.

-¿Que significa?

-Lo que lees…

-Es un texto largo.

-Tiene su encanto.

¿Encanto?, tal vez eso es lo que me ha pasado, ella me ha encantado. Me encanta su boca inteligente, que me corrija y me rete, me encanta que sea ella, que rompa con los estereotipos sociales y tenga su propia definición de belleza, me encanta que sea fina, que tenga clase y que sea mía. La quiero conmigo, la quiero en mi vida, pero me he tardado, me he callado porque me di cuenta que su tatuaje, aunque me lo ha ocultado, tiene otro significado, hay muchas cosas que se ha callado y para no hablar, huye.

Mi princesa, es hermosa pero tiene mas cicatrices que lunares y esta rota…

 

 

Huyó, me dejó, me abandonó, me he quedado en mi casa que siempre ha sido la misma, pero desde que ella no esta se siente vacía, ya no hay flores en la mesa, ni cereal en la cocina, tampoco esta el desayuno que me hacia todos los días, no esta su ropa, no esta en mi cama, pero su aroma todavía lo lleva mi almohada. Me he quedo dormido y por las noches sueño con ella, sueño con algún día poder regresar y volver a verla; La extraño y quiero tenerla, necesito su risa y oler su cabello, también que mis manos vuelvan a sentir su cuerpo, necesito su compañía y también su silencio, pero no me queda más remedio que quedarme con el deseo, la llevo en mis sueños porque en mi vida no puedo.

___________________________________________________

Benditos los amores que luchan incansablemente por recuperar su amor, afortunados aquellos que aman sin importar el lugar ni la condición, dichosos aquellos que hacen el amor con la persona que aman, suertudos quienes encuentran el deseo y la pasión en la misma persona que les ha entregado el corazón.

Los humanos somos expertos y los mas indicados para experimentar emociones, pero si algo he aprendido es que cuando no hay amor todos los besos saben a lo mismo, no tienen sabor, no se siente el abismo; algunos han tenido sexo ocasional, otros con un poco mas de compromiso y tal vez ninguno ha hecho algo que no haya experimentado antes, pero es muy diferente tener sexo con quien haz hecho el amor (de verdad) antes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s