• Si me la vuelvo a encontrar.

Sé que nadie me cree pero no voy a decir que soy un hombre supersticioso, ni mucho menos creyente, de las extrañas historias que cuenta la gente, pero el día que la conocí, ese 27 de abril todo fue diferente, comencé a creer en el amor a primera vista.


No era necesario detallarla demasiado, hasta un ciego podría verla porque irradiaba luz y se veía bella. Era tan bonita que el no conocerla para mí era una intriga.

Admito que fui descarado, porque para entonces tenía novia desde hace dos años, pero esa niña tenía algo, tal vez un ‘que se yo’ o un ‘no sé que’ que me dejaba pensando.

Estaba tan idiotizado que no recordé su nombre al alejarme de ella, pero trabaje y la busque hasta debajo de las piedras hasta que di con ella; entonces me di cuenta que era más hermosa por dentro de lo que era por fuera.

No podía ocultarlo más y puse fin a mi relación actual, no podía seguir con ella mientras pensara en alguien más.

Esta chica nueva me dio dolores de cabeza, era tan desconfiada que no me creía nada. Había salido de una relación en la que había sido lastimada y me tocó a mí pagar las cuentas caras. La verdad, no me costaba nada, pero nunca se daba cuenta que por ella hasta mi vida daba.

Ocho (eternos) meses después me dijo que si, que sería mi novia porque yo la hacía feliz y no fue fácil pero lo conseguí, cada vez que podía la hacía reír. Fue una relación hermosa, pasional y complicada; estuvo llena de dolorosas despedidas, de abrazos de bienvenida y besos con sabor a -te extrañare mi vida-


Soy beisbolista y en miami la universidad me dio una beca deportiva, comencé a estudiar pero cada vez que podía, viajaba y la veía. Fueron cuatro años de reencuentros, abrazos y visitas sorpresa, hasta que la situación país y mi estatus migratorio me prohibieron volver a verla.

Nos distanciamos, pero no porque lo decidimos, sino porque la vida, el destino o quien sea, así lo quiso.

Hablamos por un par de meses más, no lo podíamos evitar, el amor seguir ahí; pero teníamos que parar porque más nunca juntos íbamos a estar.

Desde entonces he tratado de hacer mi vida, he salido con otras chicas pero a ella, no le llegan ni a las rodillas.

No sé si te ha llegado a pasar, pero a NADIE, le deseo la sensación donde sabes que tienes que continuar, pero tú corazón sigue en el lugar donde está alguien más.

Yo trato de no pensar, pero por las noches mi cabeza me lo vuelve a recordar. Y es una lástima que con las ganas de más me tuve que quedar.

Después de tanto tiempo que dejamos pasar, hace un par de días la volví a llamar, trate de disimular, pero su voz hizo que mi corazón latiera más, como si hubiese vuelto a agarra vida. Había cambiado un poco, pero sin duda estaba más bonita.

Salude a su familia y ella saludo a la mía.

El amor sigue presente y ella también así lo siente. No necesite decirle que aún la amaba, ella lo sabía, mi sonrisa enseguida me delataría.

Hablamos de todo, de ella, de mi y de nosotros. Pero termino la llamada y me tocó la realidad, donde recordé que sus besos más nunca pude saborear.

Me voy a la cama llevando la certeza de que si ella se viniera, yo dejaría todo por regresar junto a ella; mi niña bella que vale más que una estrella.

La gente dice que no es bueno volver hacia atrás, pero cuando tienes la certeza -como yo- de que funcionaría tener una vida con esa persona en la que piensas todos los días, y te imaginas una situación en la que se pueden volver a encontrar; enseguida, la opinión de los demás deja de importar. No hay romance de un par de noches que valga la pena y menos cuando sabes que por ella, mandarías a todos a la mierda.

Me llamarían loco, pero lo que ella me ha dado, no lo he conseguido en ningún otro lado.

Tal vez fui masoquista, pero la llame porque aún la amaba, porque hablarle me hace feliz y me siento vivo.
Ella dice que las personas vuelven cuando estás a punto de olvidaras, pero desde que apareció en mi vida, yo no la he olvidado.

Déjame hacerte un favor y resumirte la historia, porque mi punto aquí es, qué hay mujeres que te tatúan el corazón con sus huellas, y ella es una de esas.

Algún día el destino me volverá a premiar y con ella me volveré a encontrar, en ese momento la abrazare con fuerza y le dije que aún la amo así tenga un carácter de mierda. Estaremos juntos, funcionará y la opinión de los demás, al demonio se irán.

Espero… si es que dejo de soñar y algún día nos volvemos a encontrar.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s