Memorias de una chica ordinaria 2

Todos, al menos una vez en la vida hemos escuchado que  “cada cabeza es un mundo”  y aunque parezca un poco obvio el significado de esa frase, lo cierto es que no lo es. Con el pasar de los años le vamos dando un significado mas profundo y acorde a esa frase dependiendo de las situaciones. En la actualidad, para mi personalmente, significa que cada quien vive la realidad que quiere ver y les voy a poner un ejemplo…

Desde hace unos años puedo decir que me he vuelto alérgica a las personas negativas, de esas que viven quejándose, hablando de problemas, de miseria y de tragedias. Me parece que son ladrones de energías positivas. Llevan tanto tiempo quejándose por todo, que es casi imposible hacerles cambiar de opinión cuando les ofrecer una solución a sus problemas. Están tan cargados de energía negativa que hasta la sonrisa mas sincera parece fingida.

Yo soy fiel creyente de que “buenas energías atraen buenas energías” y eso ustedes lo saben. El problema es cuando te encuentras con un familiar, amigo o conocido al que quieres y aprecias pero tiene este tipo de personalidad y problema existencial donde todo, absolutamente todo le parece: Poco, malo, insatisfactorio o imposible.

Cada vez que puedo y me siento con la energía suficiente para combatir la carga pesada que amerita tener un debate con esa persona negativa para ayudarlo a ser mas optimista, lo hago, pero solo cuando percibo que esa persona tiene intensiones honestas de querer buscar una solución en su vida.

Hace un par de días me reuní con dos amigas. Luisana y Valeria, ambas con historias tristes y problemas económicos. Para ser honesta un cuento era mas deprimente que el otro. En un momento de la noche me quede en silencio escuchando como ellas hablaban. Nadie, ni siquiera yo me había dado cuenta de que tenia casi media hora en silencio. Se rieron, dijeron que estaba ebria y me llamaron loca. Por supuesto me reí, pero durante esos eternos o cortos casi 30 minutos lo que hice fue analizar sus actitudes.

Luisana es una mujer preciosa, con un montón de virtudes y sueños pero con una actitud  que pone a llorar a cualquiera. Se lamentaba por cada problema que se le pasara por la cabeza, usaba frases como: “me muero…” “maldita sea la vida” “Tal día, fue el peor día de mi vida” o “la vida es una mierda”. Por otro lado Valeria, que no es tan atractiva fisicamente como Luisana tenia otra actitud. Sus problemas eran mucho mas deprimentes que los de Luisana y sin embargo, no usaba ese tipo de expresiones y aunque se quejaba, justo después de explicar lo que le molestaba culminaba con algo positivo, se reía de su actual desgracia y contaba con un optimismo casi ilógico, la manera en la que iba a salir pronto de su tragedia.

 

Lo que analice en ese tiempo, fue la actitud de cada una, sus expresiones verbales y corporales y sin duda había una notoria diferencia. Trate de hacerle entender a Luisana que su principal problema era ella, que estaba tan concentrada en todo lo malo que le pasaba, que no daba paso para que algo bueno llegara, ni siquiera daba paso a una imaginación un poco mas optimista, pero me decía: “Es que tu no entiendes, no es tan fácil, el problema es que …” y volvía a hablarme de algo negativo. Hice un par de intervenciones mas como si fuera psicóloga o coach Life. Pero me aburri. Si algo he aprendido es que, para ayudar a alguien, esa persona tiene que tener las ganas de querer cambiar. Hay personas que  te hablan con la excusa de pedirte ayuda, pero en realidad no es asi; te buscan para desahogarse y explicarte las mil razones por las cuales su vida es una mierda.

Yo no pretendo darles una charla de optimismo absoluto, pero si me gusta que entiendan que cada acción tiene una reacción. Si haces una mala inversión, es logico que tendrás problemas económicos que luego tendrás que enfrentar. Si se termino tu relación y aun sientes amor, es entendible que te sientas destrozado internamente, pero son duelos que hay que enfrentar para poder avanzar. Hay personas que te dicen que tienes que buscarle el lado positivo a las cosas, yo digo que hay que buscarle una solución y luego un aprendizaje, porque hay situaciones en las que no hay nada positivo que sacar.

Una persona que haya trabajado arduamente durante meses para comprar un auto y al tercer día de tenerlo en sus manos, se lo roban o lo chocan, jamas va a ver el lado positivo de haber tenido un choque tan pronto. La gente tiene que aprender que los acontecimientos que realmente tengan valor en nuestra vida, nos van a causar emociones. Algunas buenas y otras no tanto, pero emociones al fin.

El optimismo radical del que todos hablan es irreal, este chico al que le robaron/chocaron su auto justo tres días luego de haberlo comprado, jamas vera el acontesimiento con una sonrisa, ni dirá: “Genial :), me robaron/chocaron”.  NO, Este chico dirá la grosería de su preferencia seguido de: “¿Por que me pasa esto a mi?. Y esa, es la primera faceta. Después de quejarnos, vivir la rabia, la indignación y la injusticia divina -Porque en ese momento todos creemos en Dios- es el momento de respirar y buscar una solución. A veces las soluciones no son inmediatas y mucho menos económicas, pero mientras mas rápido busques una, mas rápido iras a la tercera fase: “Buscar el lado bueno de las cosas” o como yo lo llamo: El aprendizaje. Aprendes a ser mas cuidadoso y precavido. Reconoces los lugares donde pueden ocurrir estas cosas nuevamente y aprendes que no es el lugar correcto y así sucesivamente.

En fin, no es que sea muy creyente de eso que llaman “la ley de atracción” pero sin duda, el que actúa bien, le ira mas o menos bien. No se trata de ser un optimista radical, sino de ser realista pero con buena vibra. Una cosa es tener metas grandes y otra cosa es tener metas imposibles. No puedes pretender comprar un Ferrari ganando 1000$ mensual. Soñar no es malo, siempre y cuando aceptemos nuestras realidad, nos adaptemos a ellas y trabajemos por la ambición que tanto queremos.

Todos, en algún momento hemos estado en bancarrota, ya sea emocionalmente, espiritualmente o económicamente. Lo sabes porque es ese momento en el que no crees en nada, ni en nadie. Por eso, cuando sientas que no tienes nada, tienes que recordar que lo ultimo que puedes perder es la energía y la esperanza. La primera para trabajar por esa meta que aun te llena la cabeza y la segunda porque simplemente, jamas puedes perderla. Confía y cree en ti. No todo aquel que anda sin rumbo esta perdido. Respira, conéctate con alguna parte de la naturaleza por mas diminuta que sea y aclara tu mente. No cuentes tus problemas, ni des explicaciones a quien no es necesario dárselas, tus verdaderos amigos no las necesitas, los envidiosos no las entienden y tus enemigos quieren que los tengas.

Toma distancia de las personas que te restan y Unete a las personas que te sumen. A las personas exitosas les gusta estar con personas que aportan, así que lee, educate, prepárate y por sobre todas las cosas, habla siempre con seguridad. Si no tienes dinero, haz de tu palabra un documento que te ayude a ganarse la confianza y el respeto del mundo entero.

GOOD VV

PD: Toma un poco de aire, energía, un recuerdo bonito y ponte tu mejor sonrisa… Todo va a estar bien.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s