¿Felices para siempre?

¿Alguna vez te haz encontrado con el amor?, digo ¿el amor de verdad?, ese que te hace sentir en las nubes y luego te regresa a la realidad… Yo lo conocí en la vida real, y a diferencia de lo que dicen los demás, este amor, si te puede aparecer.

La conocí por unos amigos en común en el trabajo, teníamos horarios distintos y casi nunca coincidimos, de hecho, nunca lo hicimos; pero como para todo hay una primera vez, ese día finalmente llego y mas nada pude hacer.

Es hermosa, no lo puedo negar, de hecho creo que nadie puede hacerlo, me llamo la atención y trate de buscarle conversación. Ella también me veia, su miraba casi siempre coincida con la mía, incluso cuando no teníamos que mirar al mismo lugar. Con la torpeza que nos caracteriza a los hombres la golpee con una puerta, gracias a Dios no se puso molesta, porque la vergüenza ya la estaba expulsado hacia afuera. Con el pasar de los días me llamo más la atención, tenía algo que me gustaba y aunque quisiera decirte qué es, no puedo… y es que, no tengo idea de que es, tal vez… solo ella.

Quería acercarme y mi mente comenzó a imaginar las mil excusas para poder hablarle. Uno de mis amigos me dio la idea perfecta, pues su novia, era amiga de la que pronto seria mi chica. Poco a poco fuimos saliendo los cuatro, nos fuimos conociendo y nos fuimos hablando. Sonreía cada vez que me veía, y eso me hizo pensar en aquella frase que dice “Me dijeron que para enamorarla tenia que hacerla reír, pero cada vez que sonríe, me enamoro yo”. Las salidas fueron mas frecuentes y con ellas las conversaciones mas rebeldes, tanto que un día, al salir del trabajo le pregunte:

– ¿Que pasa si te robo un beso?. Su respuesta me dejo aun más sorprendido.

-Eso no se dice, simplemente se hace; Ademas, no se si sería lo correcto. Tal vez me termines gustando y empeoraríamos todo esto.

Tome el atrevimiento y le pedí a mi amigo que se llevara el auto de ella, simplemente para que ella pudiera venirse conmigo. No hace falta explicar demasiado, simplemente resumiré con que nos terminamos besando. Fue un beso incomodo, no lo se explicar, estaba nervioso y me sentí como un niño. Sentí esa sensación de creer que estas besando mal, pero es realmente por los nervios de lo próximo que pueda pasar. Esa noche, no llegamos a más, por ende todo eso fueron los nervios de la primera vez. Y no es que no haya besado antes, pero sin amor, todos los besos saben a lo mismo.

De la noche a la mañana, los encuentros en el trabajo comenzaron a ser mas frecuentes, andábamos como niños esperando el recreo para poder verse. Nos mirábamos con picardía en la distancia, nos escondíamos en el congelador gigante del restaurante para besarnos y así estuvimos por un par de meses. Una tarde, ya dormido en mi casa recibí una llamada, era suya diciéndome que en la puerta estaba. Me quede completamente sorprendido. ¿cuantos de tus deseos mas profundos se han hecho realidad, como si fuera un regalo del cielo? porque de los míos, ese ha sido el primero. Que la mujer de tus sueños, salga de tu mente y aparezca en la puerta de tu casa con la mas honesta excusa de querer verte… no tiene precio, ni emoción que se pueda explicar.

5cf589ac097f0663464a2e143d2e5527

En ese momento supe porque me encantaba, y si, desde el inicio tuve razón, era simplemente ella, que se reía, me retaba y me enamoraba con cada gesto, con cada acción, con cada palabra que su boca emanaba. Pero esa noche, por beneficio o por desgracia – un no lo se- No paso nada. Nos vimos, nos besamos, nos abrazamos y nos desnudamos. Desnudos si, como Dios nos trajo al mundo. No quería hacer las cosas por impulso, con ella no quería sexo, quería hacer el amor. Que sintiera que conmigo podía ser quien quisiera, que fuera una diosa en la cama y un ángel afuera, que se sintiera cómoda, pero por sobre todas las cosas… que jamás se arrepintiera.

Deje que fuera ella la que tuviera el control. Le pregunte si se sentía preparada y me dijo que no, entonces no había mas que hablar, nos quedamos así hasta que se hizo la hora y se tuvo que marchar. Con un abrazo y un beso en los labios se alejo para irse a su casa. Al siguiente día nos volvimos a encontrar. Con el pasar del tiempo y los encuentros en el trabajo me hizo saber, que se arrepentía de esa noche no poderlo hacer. Poco a poco buscamos el momento, hasta que finalmente paso. Su cuerpo junto al mío se junto. ¿Acaso crees que te miento si te diría… que ha sido uno de los mejores días de mi vida?. Con ella, fue otro tipo de “primera vez”.

Tratamos de ocultarlo, pero la atracción era evidente, se preocupaba por mi y yo por ella, todo fue tan obvio que hasta la gente pudo darse cuenta. Al rato dejo de importarnos, estábamos saliendo y me sentía orgulloso de eso, sobre todo porque NUNCA, me he sentido tan feliz con una mujer, como cuando ella esta junto a mi. Por supuesto nos fuimos queriendo mas, ella frecuentaba mi hogar y cada vez que podía, con ella yo quería estar.

La parte difícil de esta historia de amor, es que no existe un “felices para siempre”. Mi amigo se caso con su mejor amiga, y no existe peor emoción que ver a la mujer que te gusta vestida de la manera mas preciosa y tener que limitarte a besarla porque por desgracia ella también esta casada. A veces lo prohibido es un poco mas tentador, pero yo quiero que sea para mi. Tiene tres hijos y con su esposo no es feliz. Pero a veces la vida con la persona que amas no te hace coincidir.

Un día al salir del trabajo, me repitió mil veces que me quería, y sin duda, la mejor parte de tener una consciencia, es que a veces te traiciona cuando menos te lo esperas. Un “Te amo” murmurado salió de sus labios y como consecuencia mis ojos se abrieron de inmediato. Nuestro amor es imposible, no podemos amarnos, pero ya era tarde y mi corazón también lo había pensado. No puedo evitarlo, después de tanto, también la amo.

f333a39569573e41426fa5d18f250ba8

A hora y media de distancia me tuve que mudar, y nuestra despedida fue lo peor que puede experimentar. Tuvimos un mismo día libre y la fui a buscar, la lleve conmigo y la baje hasta mi ciudad. Pasamos todo el día juntos y no podía pedir mas, solamente con ella quería estar. En este mundo hay mil maneras de amar y con ella me siento de la manera mas especial, por un momento pudimos ser nosotros, sin interrupción, sin chismes ni problemas… pero nos tuvimos que separar, porque ella su vida tenia que continuar. Con lagrimas en los ojos y el corazón en la mano le tuve que confesar, que se merecía el mundo entero y yo no se lo podía dar, que me hacia el hombre mas feliz del mundo, pero que teníamos que avanzar.

Nos amamos no te lo voy a negar y solo deseo, de todo corazón que en otra vida nos volvamos a encontrar, cuando pueda ser mas mía o tal vez, menos prohibida. La amo y no lo quiero ocultar, pero de todo esto solo le deseo un feliz final… aunque pensandolo bien, tal vez tengamos un felices para siempre… pero ¿quien dijo juntos?.

FullSizeRender 19

PD: Ve a @sapiosexualsite y comenta con una ✨ estrella, el deseo que más anhelas. 

2 Comments

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s