Para prepararse hay que arriesgarse

A veces somos tan nobles que terminamos subestimándonos y como consecuencia logramos que terceros también lo hagan, todo porque nos convencen de que no se pueden hacer ciertas cosas “por amor” , porque tu pareja te dice ” si vas sin mi, entonces no me amas” o ” si haces eso, lo nuestro se acaba” y así un sin fin de frases que son reflejo de una persona carente de seguridad, amor propio y personalidad. Nadie, tiene que renunciar a nada por amor, ni a tu trabajo, ni a tus amigos, ni tus comodidades porque de lo contrario quedaras metido en el mismo hueco durante años, lo que permites desde el principio es muy difícil rechazar al final, así que atrévete a poner limites,  la dignidad, los valores y el respeto por ti, tus metas y sueños no entra en negociación en ningún tipo de relación, no importa si es amorosa, familiar o laboral, al final la gente quiere que renuncies a tus intereses para que los ayudes a cumplir los de ellos.

Personalmente creo que nuestro peor enemigo, en muchas ocasiones somos nosotros mismos, nos encanta el estés, el drama y ni hablar del apego al sufrimiento, incluso en esta época en la que todo el mundo habla de inteligencia emocional hay muchos que ni siquiera saben lo que es, y otros tanto que lo saben, y aconsejan pero no lo aplican, el ejemplo perfecto de eso es Ana Maria, mi amiga. Ana tiene 22 años, y ha desperdiciado, si, desperdiciado, cuatro años de su vida detrás de un hombre que ya no se ni como llamarlo, al principio de todo el drama pensé que él era el del problema, pero luego supe que el problema lo tenia Ana que acepto lo inaceptable y justifico lo injustificable dejando de lado su respeto propio y por supuesto, si ella no se respeto en el momento indicado, él no lo hizo jamas. El chico había ocultado a su novia con la que tenia unos 8 años de relación durante todo el tiempo que estuvo con mi amiga, por otro lado, mi amiga se entero formalmente a los dos años de estar con el, pero yo lo sabia desde mucho antes y ella también, solo que se hacia la pendeja, un hombre que cambie de numero telefónico, se desaparezca cada fin de semana, no responda mensajes, llamadas e incluso te deje plantada sin excusa o explicación alguna, tiene otra, o no le importas…. o tal vez, las dos cosas. A mi amiga la aconseje por mucho tiempo, viendo, por supuesto lo mejor para ella y lo que yo haría como mujer.  Su relación, o bueno, su intento de relación, era una burla, ella lo sabia, todos lo sabíamos, era un secreto a voces. Hasta que se separaron porque el chico se fue a vivir a otro estado y a ella no le quedo mas remedio que olvidarlo, bueno, esta en eso, tal vez después de esto ella aprenda, si de algo estamos seguros, es que nadie aprende por experiencia ajena.

En mi caso, mi primera relación fue tan larga que aprendi demasiado, después de tanto estrellarme y dejar de justificar acciones, o de mentirme e ilusionarme con promesas que nunca llegarían y con un cambio de personalidad imposible, decidí poner fin a una versión de mi que no volvería a ser. Uno como persona sabe lo que es capaz de dar y a su vez también sabe lo que espera recibir, yo supe que quería un hombre que me representara, que respetara mis sueños aunque no los entendiera, que trabajara en equipo, que entienda que creo que los esfuerzos pero no en los sacrificios, porque por amor, no voy a renunciar a nada que me haga feliz. Que sepa que soy tan mía que si me deja, no me hará falta compañía, que rete mi inteligencia, y que jamas trate de prohibirme algo, porque en una relación lo mas importante es la comunicación, el respeto y la razón.

Así que, si tu que me lees quieres un consejo, jamas te aferres, atrévete a soltar, deja que todo fluya, confía en tu intuición y en las buenas intenciones porque el tiempo, tan precipitado como eterno te dará la respuesta correcta. No tengas miedo a terminar una relación, dentro de la soledad esa que al principio parece deprimente, llega el amor propio, el autoestima, el auto descubrimiento, la buena comida, los ojos radiante, las carcajadas sinceras, la buena compañía física, la delicia de un beso, el placer del sexo… atrévete, créeme, a veces las cosas no llegan en el preciso momento, sino cuando estas preparado.

Y la única forma de prepararse, es arriesgándose…

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s