Mi amigo el tocayo

A modo de introducción al siguiente texto:

Me he limitado completamente a escribir nombres, edades o descripciones físicas para resguardar la seguridad e integridad de los personajes.

No se puede ser indiferente, hay que ayudar!. Es la frase que he escuchado más de un par de veces cuando algún incidente internacional de gran magnitud se hace viral. En esa frase se esconde una gran verdad, pero la falta de veracidad en los reportajes digitales me hace creer que sin duda, somos una sociedad cada día mas entretenida, pero a su vez menos informada. Ante la oleada de inmigrantes que están saliendo de Venezuela debido a la crisis humanitaria, económica y socio-política me dedique a investigar la razón por la cual la gente de otras nacionalidades han emigrando. Durante el ultimo año tuve el placer de vivir en una ciudad multicultural y, ademas de disfrutar del clima y de un mejor estilo de vida, también disfruté del calor humano que te regalan los nativos de otras fronteras.

Estoy segura, que mas de uno ha escuchado al menos una vez, alguna historia sobre algún inmigrante que salió de su país con la esperanza de encontrar algo mejor, pero que  su viaje no fue precisamente un ticket de primera clase, de hecho, ni siquiera uno de clase turista. Particularmente siempre quise conocer a alguien que de verdad haya vivido en carne propia lo que es cruzar una frontera, pero no cucuta. (La frontera Colombo-Venezolana) sino una frontera de verdad, quería conocer a los personajes reales de esas historias de camino, porque a decir verdad desde que comencé a escuchar los rumores me entro la curiosidad de querer conocer a algún mexicano que haya cruzado el desierto de sonora hasta llegar a Estados Unidos, a algún cubano que haya llegado hasta Miami en balsa, o algún canadiense que haya decidido simplemente abandonar su país por algún motivo, pero solo escuche rumores. El amigo, del amigo de un amigo, conoce a alguien que se vino el balsa con 4 personas y uno de ellos murió, el vecino de la abuela de un ex compañero de trabajo conoce a un mexicano que cruzo el desierto con 10 personas y tardaron casi dos meses en llegar a Estados Unidos, el primo de un conocido dice que supo de un hondureño que pago una cantidad absurda de dinero para conseguir un pasaporte falso y lograr entrar a Estados Unidos a pedir asilo político. Mundialmente se conocen este tipo de historias, lo mas cercano a esto fue que pude escuchar de primera mano fue sobre el nieto de mi vecina en Venezuela que lo habían deportado de varios países de sur America por cruzar ilegal y cometer delitos. Nunca tuve la oportunidad de escuchar una historia desde la boca de su protagonista, bueno, no había tenido la oportunidad hasta ahora…

IMG_5467

– Juan, (El tocayo de todos), Mexicano de 46 años: Estar aquí ya no me mortifica, estar aquí o en otro país es igual, a cualquier país que vayas, del cual no seas nativo eres un desconocido, porque simplemente no conoces nada, la ciudad te desconoce y tu desconoces la ciudad y no solo a ella también a su gente, que a su vez son los que hacen del lugar lo que realmente es, tengo 20 años en Estados Unidos, he ido a Mexico solo en dos ocasiones desde que estoy aquí, y en ese entonces pague 600$ a los famosos coyotes para que cruzaran por el desierto, hay quienes se conoce eso de pies a cabeza, te lo jurito tocaya, pero son gente mala; mis hijos y mi familia todavía están en Mexico, pero ellos no tienen visa, solamente los veo cuando voy de visita, muchas veces me han dicho para cruzar la frontera pero les dije que no, porque a mi me toco ver con este par de ojos a mujeres siendo violadas por los coyotes, sin razón alguna, solo porque ellos quieren, y si la mujer no quiere por las buenas, pues ni modo, ellos las agarran por las malas y no solo de a uno, sino de a varios. Yo gracias a Dios salí ileso, mientras menos les hables y mas callado estés mejor sales. El tocayo y yo hablamos durante horas, estaba fascinada escuchando sus historias, y no solo la de el, sino la de sus amigos también presentes.

Marcos de 21 años cruzo el desierto y tardo un mes en llegar a Estados Unidos, pago 5 mil dólares, y solo le dieron un perol de agua con una bolsa de tortillas de harina para todo el mes, le prohibieron llevar mochila, teléfono, o cualquier cosa que le pesara o le restara rapidez para correr, porque siempre hay que correr. Marcos dice que el prefirió pasar el desierto que montarse en el tren de la Bestia donde un conocido de el perdio la muñeca.

Aquí un video de referencia:

 

Juliana (cubana de 33 años): Bueno Mima, no me vine en balsa pero me vine en lancha, sola con mi niña cuando estaba mas chamaquita, tuve cuatro intentos antes de llegar pa’ ca. Tuve casi un mes presa ella en La Habana porque los policías esos del mar me agarraron, pero la ultima vez pensé que me iba a morir, la policía casi nos atrapa de nuevo, pero mira lo que son las cosas, yo agarre a mi muchacha y me escondí con ella por dos días por allá por unas matas hasta que la policía se fuera, y de ahí agarramos salimos corriendo hasta que nos montamos y nadie nos vio y aquí bueno tu sabe’, aprovechamos la leyes por aquí por allá y listo, residente americano en un año y un día.

El tocayo y yo nos hicimos buenos amigos, y uno de sus amigos, fue deportado hace una semana, le pregunte sobre la situación y me dijo que Antonio era su amigo, que tenia mas de 14 años conociéndolo y que esa era su tercera deportación de estados unidos, -ya no se como lo hace – Me dijo. – Pero siempre vuelve a entrar, la ultima vez me dijo que pago 12 mil Baros, (doce mil dólares), pero es que Tony es un desmadre, siempre estuvo en malos pasos y nunca busco arreglar sus situación migratoria, se peleaba con todo el mundo en las discos, usaba armas, manejaba borracho y tenia dos DUI encima, yo he tenido amigos que llegan ilegal y los deportan, algunos por mala suerte y a otros, como Tony porque se lo merecen, es mi amigo y todo pero se lo merece, cuando eres nuevo hay que respetar las leyes tocaya. A mi me gustaría que el gobierno tuviera una ley donde pudieran custodiar a la gente que viene, me gustaría que cuando los atrapen vean su récord criminal, si ha cometido delitos o si se ha portado bien, hay gente buena tocaya, tu eres buena, todavía estas morra pero se te nota, eres como yo, te gusta trabajar, hay gente así, como nosotros que viene a trabajar, a echarle ganas y la gente buena se merecen cosas buenas, ahora los malos, que se vayan a la chingada – termino entre risas.

__________________________________________

 

Yo, al igual que todos, al principio extrañé a mi país, pero luego entendí que no era el país, era a mi familia, mi comida y mis costumbres, sin embargo una vez me calme y comencé a ver esto desde otra perspectiva, comencé a disfrutar de las maravillas que me regala la vida y a la vez de compartirlas con la gente buena y bonita (bonita de corazón) que están a mi alrededor, esto ha sido una bendición, por primera vez en mi vida puedo decir que me he empapado de sudor en el verano, que he sufrido la alergia del nuevo polen en la primavera, que he jugado con las hojas secas en otoño y ahora estoy pasando frío y haciendo guerra de nieve en el invierno, esto sin duda ha sido una aventura. No importa si estas comenzando de cero, los buenos momento ya vendrá, cálmate y comienza a agradecer y disfrutar, aprende a vivir con lo que tienes y a trabajar por lo que quieres, porque indiscutiblemente extrañar, es el precio que vas a tener que pagar gran parte de tu vida, por vivir los mejores momentos de la misma.

IG: @fernandadsousa17 @sapiosexualsite

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s