Somos otros. (Primera parte)

Estaba emocionada, increíblemente emocionada.

Faltaban solo 4 horas para entrar en el portal que te transporta a los 23 años. Estaba feliz de hacer una celebración por todo lo alto. En la medida de lo posible claro. El ser un adulto joven implica tener que avisarle a todos tus amigos, con mucho tiempo de anticipación, que tienes la intención de hacer una reunión con motivo de celebración de tu cumpleaños. Desde los 20, adquirí la responsabilidad de vivir sola y, desde entonces, mi vida paso a tener otra definición, paso de llamarse vida a “organización”, y mas vale que así sea, sin esa palabra, estas literalmente jodido.

Las deudas, los pagos mensuales de los servicios, el costo de tu estilo de vida, la comida, y a eso agrégale todo aquello en lo que quieras gastar tu dinero. Mi hermana mayor tiene 29, siempre es la primera en felicitarme, le debo todo, es quien me ha orientado en todo lo que conozco. Una vez, a mis 18 años, me dijo que no creyera en todo lo que me rodea, porque a esa edad crees saber que es lo que quieres, crees que eres una persona realizada y responsable, que tu madurez esta viento en popa y que tus desiciones son razonables, pero que en realidad no sabes quien eres, solo tienes una idea de lo que quieres ser y hacer,  únicamente cuando las dificultades y responsabilidades de la vida se hagan presentes y aprendas a manejarlas, es cuando realmente comenzarás a conocerte y a saber quien eres; Mas o menos como a partir de los 21 en adelante. No pudo ser mas sabia en ese momento. Pero ahora, no es momento para pensar en eso ¿o si?. No, por supuesto que no, es momento de celebrar. Mi fiesta está a la vuelta de la esquina y los preparativos ya están casi listos.

Sonido, fiesta y luces. Un pastel que sabe mejor de lo que se ve y la visita de todas las personas que amo. ¿Cual es la mejor parte de cumplir años?, ademas de compartir y celebrar un año más con las personas que se alegran de que sigas con vida?. Nunca fui amante de los regalos físicos o palpables tales como cosas materiales, que si bien nunca están de más, siempre fui más de los que se emocionan con la idea de vivir experiencias. La de este año seria un crucero, justo dos días después de la fiesta de celebración.

Me quede dormida fantaseando con la pronta experiencia, que ademas, había sido planeada durante meses. Soñaba con un fabuloso paseo por las Bahamas, bebiendo piña colada, nadando con peces exóticos, haciendo de buzo en los arrecifes, tomando sol y escuchando música increíble mientras mi piel era tostada por el sol. Bienvenida a los veintitrés Mariana.

Una llamada de mi hermana me despierta a las seis en punto de la mañana.

-Hola insecto, buenos días.

– Buen día Lu.

-Uh, ¿sin muchos ánimos para celebrar?

-Me despertaste del mejor sueño de mi vida.

-¡Genial! Este año lo he hecho mejor que nunca entonces.

-Es mi cumpleaños, ¿llamar a esta hora no es ilegal?

-No, si es tu hermana quien te llama, tengo el deber de ser la primera año tras año. Pensé que las seis en punto de la mañana era tarde, pero en vista de los hechos creo que he vuelto a ser la primera. Feliz cumpleaños insecto.

-Si si,  gracias..

-¿Que harás ahora que ya despertaste?

-Supongo que responder mensajes y llamadas de todos. –Con una mirada rápida a mi teléfono con la llamada en alta voz, veo que no son demasiados los mensajes de felicitaciones.– Creo que no son muchos, así que no me llevará tanto tiempo.

-No te sientas mal cariño, con los años conocer personas reales es difícil, es complicado encontrar gente que respete quien eres sin tener la intención de cambiarte, conocer personas que se queden y compartan contigo sus buenas y no tan buenas experiencias es duro, pero cuando las encuentras se quedan para siempre.

-¿Que fue eso, un consejo de cumpleaños?

-Espontáneo, como cada año.

-Ya veo… oh, tengo que llamar a los de la repostería, vendrán a hacer la entrega del pastel alrededor de las nueve.

-¿Te veo más tarde?

-Son los planes, todos van a venir a venir al rededor de las 8pm. No será algo tan grande, pero estarán los que tienen que estar.

-Seguro, te veo.

-Bye.

Las siguientes dos horas, las derroche acostada en mi cama respondiendo mensajes de amigos y llamadas de familiares. Dando mi nueva dirección y confirmando las entrega de lo que seria el pastel y la decoración. Me encanta despertar y tener mensajes de todos los que año tras año recuerdan mi cumpleaños de manera genuina, he podido notar que cada vez son menos, pero también soy agradecida por eso. Hay un punto en la vida, donde agradeces que ciertas personas se marchen para darle la bienvenida a esos pocos que tienen afinidad contigo. Desde mis diecisiete, más o menos, por cada 5 despedidas, daba al menos, una bienvenida real a alguien que ofrecía de antemano su amistad incondicional. Y eso, sin haber tenido tantas experiencias con esa nueva persona, es una real bendición. Mi hermana, una vez más tenia razón. Si no hiciste buenos amigos en la secundaria, olvídalo, la universidad y la calle son otro cuento.

Luego de recibir los aperitivos y organizar las bebidas para los invitados, mi teléfono suena con la notificación de un nuevo mensaje. Hubiera pagado una pequeña fortuna por haber visto mi propio rostro en ese momento. Adam, había sido de esos chicos especiales, amores temporales que pasan por tu vida para darte una o mil lecciones. De esos que llevas en tu corazón porque tener una relación es… ¿complicado?. No creo que esa sea la palabra, pero es la única que se me viene a la cabeza en este momento. De los hombres mas románticos y caballeroso que podrás conocer en tu vida, Adam está en el puesto número uno. Por lo tanto su mensaje, me parecía seco, hipócrita y el tenia que saberlo.

Adam S. : Feliz cumpleaños, mis mejores deseos y buenas vibras para ti. Bendiciones y mucho éxito. 🙂

Mariana O. : Ignorare estas insípidas e hipócritas felicitaciones y esperare mi testamento decente y coherente.

Adam S. : ¿Para cuando lo quieres?

Mariana O. : Para cuando tengas tiempo.

De todas las personas en el mundo, de las que podría esperar un mensaje de esa forma, él ni siquiera estaba en la lista, Adam es poeta y escritor, uno de mis favoritos me atrevo a decir, jamas me escribió un mensaje tan ordinario, ni siquiera cuando lo trate de la peor manera, y aunque nuestra relación amorosa no funcionó, debo admitir que pase momentos increíbles a su lado.  Lastima que nos encontramos en una etapa de la vida donde yo no estaba dispuesta a formalizar algo, y él, pues, tenía todas las intenciones del mundo. Tome la decisión de tomar distancia por el bienestar de ambos, su insistencia me estaba agobiando y la paciencia ya se estaba extinguiendo. Dentro de la distancia, me encontré recordándolo durante muchos días, e incluso creí que lo extrañaba, pero en realidad extrañaba las cosas que hacíamos juntos. Adam y yo tenemos muchas cosas en común, una pasión increíble por los libros, una extraña obsesión con la astrología, un amor inexplicable por el mar, fieles creyentes del poder de las energías y millones de cosas más que no puedo explicar y aunque pudiera, nadie podrá entenderlas.

El resto del día fluyo con normalidad, debo admitir que tenía la idea de su mensaje en la cabeza, estaba esperándolo porque sabia que no seria un mensaje cualquiera. Había pasado mucho tiempo, meses para ser exactos, desde la ultima vez que hablamos. desde ese últimos adios o hasta pronto… o hasta que mi corazón se sane. Pero luchaba con la idea y el recibir una llamada de mi hermana con la noticia de que estaría antes en la casa logró distraerme lo suficiente. A las 6:30 Lucia estacionó su BMW, frente a mi casa.

-¡Hola insecto! -saludó desde afuera, solo levante la mano en referencia a que ya la había escuchado.- Salió de su auto con un arreglo de calas, mis favoritas, con globos de helio que formaban el numero 23.- Flores para una flor, dijo al acercarse para abrazarme.

– Que poeta- Dije en tono sarcástico, aunque ella sabia que estaba enormemente agradecida.

– Miénteme y dime que no te gustan.

-Sabes que las amo.

-Lo se. – Respondió en tono burlón. –  ahora, ¿Que te hace falta?

-La verdad ya casi todo esta listo, solo faltan dos de los aperitivos que ordene y el pastel.

-¿No te entregarían el pastel durante la mañana?

-Si, se suponía, pero aparentemente tuvieron algún inconveniente y no lo traerán hasta las 8:00.

-Que irresponsabilidad.

-¿Que quieres que te diga?, esas cosas pasan.

-¿De verdad crees que lo traigan?

-No estoy segura, pero espero que si.

-¿Que tal si hacemos algunos cup cakes?, ya sabes, un plan B.

-No estoy segura de tener todos los ingredientes.

-No me engañes, ¿la hormiga de la familia no tiene azúcar en casa?

-A veces las personas crecemos y ya no consumimos tanta azúcar.

-Ja!, en tus sueños. Nos dirigimos a la cocina mientras hacíamos bromas una de la otra. me contaba sobre su día, el trabajo, su matrimonio y así poco a poco nos poníamos al día. Tener a mi hermana cerca es refrescante. Las horas pasan volando cuando nosotras hablamos. Le conté sobre el mensaje de Adam, e incluso ella parecía anonadada.

-Papá puede decir algo mejor que eso y ya sabemos como es papá.

-Lo se, fue extraño.

-¿y que te dijiste?

-Que me parecía un mensaje hipócrita y que quería uno decente.

-¡Mariana!, ¿de verdad le escribiste eso? – Me lanzo un poco de crema pastelera en el rostro.

-Si, ¿que tiene de malo?.

-Pero es que tu eres un insecto de pies a cabeza. Ese niño ha muerto y resucitado de su propia miseria solo por ti, ha aceptado tus reglas y tu indiferencia, lo mandaste literalmente a la mierda y aun tiene la valentia de desearte un feliz cumpleaños, ¿y tu, aun tienes el descaro de exigirle algo mejor que eso?

– ¿Que se supone que debí haber hecho? – Dije mientras me limpiaba con una servilleta.

-Tal vez decirle gracias, y desearle un feliz día era suficiente, ahora seguramente vendrá con mariachis a recitar un poema frente a todo el mundo.

-No le gustan los mariachis y no conoce mi dirección.- Recibí otro atentado de crema pastelera- ¡Oye puedes parar!, madura, no es gracioso y ayúdame a poner los cup cakes en el horno.

-Es gracioso cuando te saboreas la cara con la lengua tratando de limpiarte pero a la misma vez tratando de comerte la crema. otro atentado de crema y esta vez cruzo los limites, me cayo en el cabello y de un momento a otro la venganza era mas dulce que nunca, hicimos guerra de crema pastelera por toda la cocina, como dos niñas corriendo de un lado a otro para aplastar nuestras manos manchadas en la cara de la otra. El sonido del timbre nos saco de nuestra burbuja.

-¡Oh mierda! los invitados. Corrimos hacia la puerta y era el delivery del pastel. Un señor de unos 40 y muchos y 50 y pocos trataba de pronunciar mi nombre.

-Entrega especial para, Ma.. Mar.. ¿Marianara?

-Insecto es mucho mas sencillo.- Interrumpe Lucia.

-No es gracioso Lu. Muchas gracias señor.

-Aja, Feliz cumpleaños. -Dice mientras se despide caminando a paso lento por el frente.

-Son las 8:14pm, la gente comenzará  a llegar en cualquier momento y la cocina es un caos.

-Y tu también querida.

– Necesito ducharme, ¿puedes ayudarme con la limpieza de la cocina?

-Claro, para eso vine, pero date prisa, de lo contrario voy a tener que entretener a los invitados con la increíble historia de Mariana insecto.

-Por favor…- Subo corriendo las escaleras hacia el segundo piso donde me doy una ducha rápida y maldigo internamente a Lucia por meterme crema pastelera azul en las orejas. Salgo en tiempo record y puedo escuchar la música y algunos murmullos en camino a mi habitación. La pantalla de mi teléfono se ilumina y el sonido de una notificación me informa que he recibido un nuevo correo electrónico en mi bandeja. Era de Adam, me tomo un momento para leerlo y al final, no se por cuanto tiempo contuve la respiración…

¿Quieres leer la segunda parte y descubrir que dice el correo de Adam?… Suscríbete.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s