Esto es contigo.

Tu no tienes ni idea, pero ser ilusa e inocente en mis relaciones amorosas me ha hecho entender que el amor nunca tendrá garantías, por lo tanto, jamas podré prometerte un amor para siempre, ya que no siempre estaré enamorada de ti. Los años no me permitirán proclamarte amor con las mariposas que tenía en el estomago al inicio, pero se que siempre, podré decirte te quiero, porque el recuerdo del sentimiento que nos unió y nos hizo crear un compromiso siempre estará en mi mente.

Cariño, el amor no siempre es suficiente, te lo digo yo, que me he alejado de gente que amo y me ama, pero la distancia siempre ha sido mi mejor arma cuando las cosas se ponen complicadas. Los kilómetros me ayudan a pensar en mi y me obliga a no buscar a nadie. Muchas veces me he ido sin siquiera dar explicaciones, pero es que ya no estamos en edad de estar explicando lo que los otros saben que esta mal.

Tu fuiste la excepción a la regla, contigo yo quería la vida entera y cuando las cosas se nos complicaron y quise salir corriendo, la vida me cerró las puertas y me dijo que me enfrentara al problema, que te dijera todo lo que sentía, pero al verte, yo ya no era tan fuerte. Quería olvidarte, pero fuiste tan importante que olvidarme de ti, significaba olvidar una parte de mi. Así que tuve que atravesar la tormenta caminando por el camino largo, sin atajos, con un grillete atado a mi pierna y contigo a mi lado. Me perdí, caí en lo mas profundo del hueco en un llanto silencioso, profundo e inconsolable, quería desesperadamente obtener explicaciones de preguntas de las que ya tenía respuestas. Y justo cuando deje de quejarme y pare de victimizarme, el grillete dejo de pesar, comencé a reconocer el lugar y encontré la salida. Pero como buena humana, a veces soy masoquista y aun luego de encontrar el camino hacia el lugar correcto, regreso de vez en cuando y me siento en el borde del precipicio colgando los pies al vacío.

Visitar este lugar me hace recordar una lección increíble de la cual fuiste profesor y protagonista, me enseñaste que no siempre soy tan fuerte, que no puedo conquistar el mundo sola y que había algo en mi que necesitaba romperse para ser reparado brutalmente. Nuestra separación sigue doliendo de vez en cuando, sobre todo cuando creo que ya te he superado y apareces sin aviso ni anestesia, pero mi vida sigue siendo vida sin ti, estoy mejor desde que no estas, me he reconciliado con la soledad, y a las dos nos gusta cuando regresas a decirme que me amas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s